#CómoSalimosDeEsta

Columna del sábado: POLITICA 2.0

La privacidad y la vida en línea

Publicado: 2010-09-18

Enrique Durand Villalobos 

Militante de Constructores Perú – Núcleo Arequipa 

Tenía preparado un post sobre las elecciones en Arequipa y la farsa 2.0, pero puede esperar unos días. Esto resulta más urgente e involucra mucho a la #vidadigital peruana.

 

Una candidata a la alcaldía de Lima fue mostrada por un programa de televisión en una conversación privada, diciendo que la postulación le interesa “un comino” y que los limeños se pueden... una frase francamente irreproducible aquí. 

No pasaron ni quince minutos, y el vídeo del programa donde se publicitó la frase ya estaba colgado en Youtube. Unos minutos después, el segmento completo de 9 minutos lo estuvo. En unas horas, el programa completo estaría en línea. 

Inmediatamente, una marejada de tweets –unos 100 en la última cuenta de mi aún escuálido timeline– convirtieron el asunto y a sus protagonistas en un trending topic: el tema del día, en lenguaje twittero. Incluso se creó un hashtag identificatorio para el escándalo, y otro más bienintencionado, con distinto propósito: #noalchuponeo. 

Obviamente, muchos han dicho que se trata de una gravísima intromisión en la vida privada de las personas implicadas. Y es cierto: hemos oído una conversación telefónica que, dentro de los cánones de la nueva comunicación, es probablemente el acto más personal y privado que existe. Y es verdad que fue obtenida de manera ilegal e írrita. 

Pero también es cierto que el contenido de esa conversación ha demostrado la escasa valía política de una persona que considera casi un premio de consolación –la interpretación es del blogger– el cargo al que postula. Y siendo que es información relevante para la elección, el elector tiene derecho a saber. Se ha ganado ese derecho porque un político acepta –entre otras cosas– vivir su vida de cara a la gente. Eso lo podemos entender fácilmente: es lo que ahora llamamos vivir en línea

Referencia, sin considerar escalas: hace poco, Wikileaks hizo públicos documentos del Ejército de Estados Unidos que demuestran la grave situación de Afganistán, y las operaciones con víctimas civiles llevadas a cabo por esa Fuerza Armada. Obviamente, el gobierno de USA ha reclamado el carácter secreto de esos archivos, sin reconocer el principal problema: son secretos, pero no son mentira.  

La conversación de esta candidata, los petroaudios, los vladivideos, son, de hecho, actos íntimos, momentos en los que se supone habitamos una cápsula privada, protegida por la ley. Y si bien la forma de conseguir el registro fue irregular, irritante y condenable, y me hace respaldar el #noalchuponeo, no debemos perder de vista lo mismo que observamos en el asunto Wikileaks. 

Los petroaudios y los vladivideos muestran delitos. El audio de la candidata, tan solo una opinión personal. 

Pero ninguno es mentira. Pueden ser incómodos, grotescos, irritantes. Pero no mentira. 

Y se trata de un hecho que, lamentablemente, pertenece al interés de quienes piensan votar por ella, porque aceptó, al hacerse política, vivir expuesta. Vivir en línea. 

Y es en línea donde la gente ha reaccionado a lo que sucede. Allí analistas experimentados se mezclan con críticos de café y ciudadanos comunes y corrientes, y constituyen no tan solo una tendencia, sino un carácter social, una interpretación colectiva, que late a 3000 tweets por segundo. La nueva forma de participación ciudadana en la política y la gestión de la vida pública, por si no la conocían aún. 

Esa, de la que hablaba hace unas semanas, que iba a cambiar la forma de ver las elecciones y la vida política de mi país. 

Así que, como dijo el twittero @fabber sobre el sujeto de este problema: Se murió políticamente y de ella solo quedó un efímero TT (Trending Topic). Triste final 


Escrito por

República de Ciudadanos

Somos un grupo de ciudadanos y ciudadanas que apostamos por una verdadera República de Ciudadanos (as)


Publicado en

REPÚBLICA DE CIUDADANOS

Aquí encontrarás artículos y reflexiones sobre el quehacer nacional y mundial